Articolo precedente Pagina iniziale Artifara n. 2 - Sezione Marginalia Sezioni di Artifara Articolo seguente

Steven Hutchinson

Economía ética en Cervantes
Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 2001
(186 pp. + bibliografía e índices)

di José Manuel Martín Morán


¿Un sentimiento puede tener un valor comercial? ¿Se puede poner precio a un personaje de novela? ¿Tiene algo que ver la estética literaria con la economía? A todas estas preguntas da respuesta afirmativa el reciente libro de Steven Hutchinson sobre lo que él llama “economía ética en Cervantes”. En todo tiempo y lugar las relaciones humanas se formalizan a través de un sistema de promesas, deudas, pagos, regalos, correspondencias, obligaciones, etc., fruto de las estimaciones propias y ajenas del valor de cambio de las personas, que a su vez depende de la posición ocupada en los varios campos sociales de pertenencia. El libro de Steven Hutchinson define ese complejo sistema de relaciones, códigos de comportamiento y funciones sociales, en toda la obra cervantina.

Se podría pensar que Economía ética en Cervantes es una adaptación moderna de El pensamiento de Cervantes de Castro, un intento más de definición del sustrato ideológico del alcalaíno; se trataría, en todo caso, del estudio de un aspecto concreto del mismo: el delimitado por el título. En realidad, no es esta la intención del autor, estudioso demasiado curtido en la teoría literaria contemporánea -con sus tintes postestructuralistas-, para renunciar a la visión inmanente del texto, a cambio de una trascendencia hoy ya no de recibo; su intención declarada, ya lo he dicho, es la de comprender la composición y el funcionamiento del sistema de relaciones interpersonales en el universo cervantino, sin superponerle la visión moderna del mundo. Hutchinson identifica los vectores éticos y económicos de las tramas literarias cervantinas, y luego rastrea en los teóricos del momento la presencia de esos mismos conceptos, en busca de una homología, puntualmente encontrada, entre teoría político-económica, sociedad y campo literario. En este planteamiento Economía ética en Cervantes se revela deudor de la sociología de la literatura de Bourdieu, de quien toma prestados algunos conceptos y estrategias de análisis literario. La operación es por tanto inversa a la que caracterizaba y aún caracteriza a la crítica historicista; para Hutchinson el texto no es un documento, sino el catalizador de una determinada visión del mundo. A Hutchihnson le interesa poco si Cervantes cuenta hechos realmente sucedidos, o si nos ofrece una imagen fidedigna de la condición de los labradores de la época; lo que le interesa es saber si el motor de la evolución semántica de un relato o un drama y el código de comportamiento al que hace referencia corresponden a los valores de relación social de la época. Es este un historicismo de nuevo cuño que invierte el sentido de la relación entre la obra y la historia: el texto ha dejado de explicarse por deducción de los fenómenos históricos, para convertirse en la base inductiva de la que extrapolar las jerarquías éticas de una sociedad.

Antes de adentrarse en la relectura de Cervantes, Hutchinson se preocupa, en la introducción de su libro, de dejar bien definido el concepto de economía ética. Convoca, para ello, a los autores que desde la antigüedad han propuesto la analogía entre economía y relaciones sociales: Aristóteles, Platón, Montaigne, Rabelais, Nietzsche, Bourdieu... En los capítulos sucesivos la lista será ampliada con nombres como los de Marx, Heidegger, Foucault, Simmel... Una vez construida la máquina analítica, el autor nos ofrece un primer ejemplo de lectura ético-económica de La española inglesa, novela en la que el dinero y las joyas se convierten en el término mediador entre los sentimientos de Ricaredo y la reina de Inglaterra por Isabela, y su valor de cambio en el mercado.

La primera parte del libro está dedicada por entero al concepto de valor personal, su constitución, formas, alteraciones y función en la construcción de las tramas literarias. Aquí el autor solicita ayuda, entre otros, a la Escuela de Salamanca y los economistas y juristas del Siglo de Oro, como González de Cellorigo, Saravia de la Calle, Tomás de Mercado, Diego de Covarrubias, etc., para definir el concepto de 'valor' y su vecino 'estimación', conceptos fundamentales para entender la especificidad de los personajes cervantinos, siempre en busca de nuevos modos de acendramiento del ser y el valor personal. Don Quijote, por ejemplo, quiere ser más, aumentar su estimación; para ello cambia de valor, no solo de identidad, a los objetos y las personas que le rodean: su estimación social depende de la evaluación que se dé a las cosas y los individuos que le rodean. Persiles y Sigismunda, y con ellos todos los personajes migrantes cervantinos, desean aumentar su valor y para ello han de evitar los vínculos de su espacio originario. Al desplazarse hacia otro ámbito, su valor ha de ser calibrado de nuevo; los nuevos nexos acercan al personaje a su esencia, otorgándole el bien que anhelaba. Lo curioso es que muchas veces ese valor no depende de las circunstancias, sino de una serie de constantes del alma humana, identificables como desviaciones a la norma, pecados sociales a los que la norma trata de dar una solución, como pueden ser la codicia, la envidia o la violencia. De tal modo, el énfasis en las dinámicas ético-económicas de las tramas cervantinas pone de relieve su desvinculación de un tiempo y una ocasión concretos, y las proyecta en una visión atemporal y universal, en una palabra, revela por qué Cervantes es un clásico.

La segunda parte de Economía ética en Cervantes va dedicada a los mecanismos de construcción del valor, es decir, a las promesas, penitencias, venganzas, castigos, casamientos. Todos esos temas son rastreados en varias obras cervantinas -aunque cada uno tenga un ámbito especial de aplicación, y así por ejemplo las penitencias serán por excelencia las contenidas en el Quijote-, pero no sólo: las obras de María de Zayas, Quevedo, Juan Ruiz, etc. sugieren campos de prueba para algunos de esos temas muy sugerentes para el autor y, en efecto, no se sustrae a la tentación de incluirlos, así sea como referencia en passant, en su análisis.

En este un libro se recopila una serie de trabajos ya publicados anteriormente. Sería útil ya solo por el hecho de que junta artículos dispersos, que es lo que se suele decir en estos casos para encubrir el fragmentarismo de la obra; pero aquí no es necesario usar el elogio como tapadera de los defectos, porque primero nació el libro y luego los artículos: es decir, primero hubo un proyecto de investigación amplio y luego una serie de ensayos breves fruto del proyecto general. La idea del proyecto se la sugirieron al autor, según declara él mismo, investigaciones análogas sobre autores de otras literaturas -Shakespeare, Rabelais- y los ensayos sobre teoría literaria y economía de Marc Shell, Barbara Herrnstein Smith y Paul Valadier. De argumentos no distantes a los de Hutchinson, aunque distintos, se ocupó recientemente Carroll Johnson en su Cervantes and the Material World, oportunamente citado en el libro que nos ocupa.

A lo largo de su estudio de la economía ética en las tramas cervantinas, Hutchinson disemina una serie de consideraciones generales acerca de Cervantes y su concepción de la literatura y la sociedad. Me parecen de especial interés dos de esas consideraciones: la primera explica la potencia emblemática de los personajes cervantinos por la fuerza de su individualidad, que nace de su afán por aumentar su valor, por medio de la búsqueda de la esencia misma de su persona en la estimación ajena; y aquí el estudio de Hutchinson deja abierta la puerta a análogos trabajos en otros autores que nos den el mapa de la economía ética de la época. La segunda de esas consideraciones es la que cierra el volumen a modo de conclusión: la posición ético-económica de Cervantes diverge muy a menudo de las dinámicas de su tiempo: para él la venganza es más un problema que una solución, al igual que el castigo de los errores morales, porque le es ajeno el ansia de control y las ínfulas autoritarias.

En fin, nos hallamos ante un libro innovador, por el método de análisis empleado y por los temas escogidos, que ofrece una nueva lectura de la obra completa de Cervantes; no es aventurado pronosticar que lo veremos citado frecuentemente en los trabajos cervantinos futuros.



Inizio pagina