Articolo precedente Pagina iniziale Artifara n. 2 - Sezione Editiones Sezioni di Artifara Articolo seguente

 

Los enigmas de Juana Inés de la Cruz. Ensayo de traducción al italiano

Angelo Morino


Nota preliminar


Fue Enrique Martínez López quien dio la noticia de haberse topado con una serie de versos inéditos de Juana Inés de la Cruz en 1968[1]. Los versos se titulaban Enigmas ofrecidos a la discreta inteligencia de la soberana Asamblea de la Casa del Placer, por su más rendida y aficionada Soror Juana Inés de la Cruz, Decima Musa

y estaban fechados en 1695. Se hallaban en el interior de dos manuscritos conservados en la Biblioteca Nacional de Lisboa, uno de ellos en tres volúmenes - Oitavas a varios asumptos - y el otro en siete - Collecção de poesias e prosas de differentes auctores que ajuntou a curiosidade de José Freire de Monterroyo Mascarenhas -, ambos de la primera mitad del siglo XVIII[2]. A partir del cotejo de estos manuscritos Martínez López propuso la primera edición de los Enigmas.

Diecisiete años antes, Alfonso Méndez Plancarte había publicado el primer tomo de las Obras completas de Juana Inés de la Cruz[3], en el que los Enigmas ni aparecen, ni se hace ninguna mención a ellos en la lista de las obras desaparecidas o de las apócrifas[4]. De aquí se deduce que Méndez Plancarte, a pesar de la meticulosidad de su trabajo, no estaba informado sobre la existencia de los versos cuya constancia quedó en Portugal. Más extraño resulta que, con posterioridad a la edición de Martínez López, tampoco los mencione Octavio Paz en su famoso estudio sobre la vida y obra de la monja mejicana[5], sobre todo porque los Enigmas - aunque no añadan mucho a la obra - permiten decir algo más por lo que se refiere a la vida de Juana Inés de la Cruz.[6].

Un nuevo acercamiento a estos versos dejados entre penumbras se debe a Antonio Alatorre, quien los ha publicado presentándolos como el resultado del cotejo de cuatro manuscritos[7]. Gracias a este segundo análisis, de hecho, se ha podido saber que en la Biblioteca Nacional de Lisboa se hallan otros dos manuscritos – pertenecientes, también, a la primera mitad del XVIII- que contienen los versos de los que nos aquí ocupamos[8]. Pero el texto publicado por Alatorre posee una virtud añadida: la de haberse atenido a las normas ortográficas de la época y haberlo depurado de los muchos lusitanismos que presentaba. Además, en su estudio preliminar, Alatorre propone una datación de los Enigmas más convincente que la indicada por Martínez López. Según éste último, Juana Inés de la Cruz los habría compuesto – o por lo

menos divulgado - entre 1690 y 1692. Pero, a la luz de los datos que han emergido posteriormente, parece que el campo se pueda delimitar entre 1691 y finales de 1692. Lo cual no carece de importancia, porque permite deducir que estamos ante una de las últimas obras de Juana Inés de la Cruz. Mejor dicho, los Enigmas los habría escrito seguramente después de la Respuesta a Sor Filotea y justo antes de su inacabado romance “En reconocimiento a las inimitables Plumas de la Europa”, muy poco antes de su abandono de la literatura profana.

Aparte del texto de los Enigmas – veinte cuartetos a los que se añade un romance que sirve de dedicatoria y un soneto-prólogo –, tanto Martínez López como Alatorre han reproducido una serie de textos de acompañamiento, que no son de Juana Inés de la Cruz, pero que le fueron dedicados. Entre los cuales conviene evocar el “romance” de María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga, la condesa de Paredes, que demostró así haber poseído una cierta destreza en la escritura del verso. En cualquier caso, tales obras – algunas en verso y otras en prosa - no han sido reproducidas en esta ocasión, pues hemos preferido limitar la propuesta de traducción sólo a los textos de Juana Inés de la Cruz.

Por lo que se refiere al texto publicado por Alatorre, que aquí acompaña a las versiones en italiano, ha sido modernizado y – en esta ocasión - adaptado a las actuales normas ortográficas[9]. En cuanto a los criterios que se han considerado para la traducción, me he atenido a los mismos que ya había aplicado previamente para la poesía de Juana Inés de la Cruz[10]. De tal forma, considero que he pretendido ofrecer una versión italiana de los Enigmas que se atuviera en la mayor medida posible a la obra en su lengua original y que, por lo tanto, estuviera elaborada respetando la métrica y la rima. Una solución distinta – vuelvo a repetirlo - no daría cuenta de la complejidad de una versificación concebida según los cánones de la sensibilidad barroca, en la que prevalece el engarce formal.

Deseo mencionar también que los Enigmas de Juana Inés de la Cruz forman parte de una serie de ejercicios que dirigí durante un curso de Lengua Española, en la Facultad de Lenguas de la Universidad di Turín. En él participaron, sugiriendo variantes y soluciones, Giuseppe Doldo, Sabrina Fabri, Laura Favero, Elena Rolla, Barbara Rubino y Manuela Vietti.

 

A. M.                      

Gennaio 2003







Enigmas ofrecidos a la Casa del Placer

Enigmi offerti alla Casa del Piacere



Dedicatoria   Dedica

   A vuestros ojos se ofrece
este libro, por quedar
ilustrado a tanto sol,
digno de tanta deidad.
   Divertiros sólo un rato
es cuanto aspirar podrá,
que fuera mucho emprender
atrevérselo a ocupar.
   Como osar para serviros
es cortés temeridad,
defendido en su intención
se consagra a vuestro altar.
   Reverente a vuestras plantas,
solicita, en su disfraz,
no daros qué discurrir,
sino sólo qué explicar.
   Tan feliz será leído,
que ufano dilatará
los instantes de atención
a siglos de vanidad.
   Hacerse inmortal procura,
que favor tan celestial
se mide en la estimación
a precios de eternidad.
   Todo cuanto incluye en sí
por descifrado lo da,
porque no es yerro en la fe
proponer, sino dudar.
   La atención con que se expone
no espera que agradezcáis;
que, en vuestro culto, el creer
empieza por no esperar.
   Tan resignado el respeto
a vuestros altares va,
que la primera oblación
es no tener voluntad.
   La osadía de atreverse
no pretende disculpar,
que al buscaros, su razón
elevó su indignidad.
   Un descuido vuestro pide,
porque, siendo el libro tal,
no quedase la atención
con yerros de ociosidad.
   Mucho quiere, pues no ignora
que, por natural piedad,
más cuidado debe al cielo
el descuido que el afán.
   Mas ni olvidos ni atenciones
podrá este libro lograr,
porque es de aquéllas indigno
y sois de éstos incapaz.
   Como deidades os cree;
pero, al ver vuestra beldad,
como halla más que creer,
se excusa del ignorar.
   Tanto infiere, que creyendo
más de lo posible ya,
aun presume que es su fe
menos que su necedad.
   Y si, por naturaleza,
cuanto oculta penetráis,
todo lo que es conocer
ya no será adivinar.
    
   Agli occhi vostri ora si offre
questo libro, ché rimanga
esposto a sì chiaro sole,
degno di tanta deità.
   Divertirvi un sol momento
è quanto aspirar potrà,
ché sarebbe troppa audacia
la pretesa di occuparlo.
   Poiché osare per servirvi
è gentil temerità,
dal suo intento ben difeso
si consacra al vostro altare.
   Riverente ai vostri piedi,
con la sua maschera intende
non indurvi a dissertare,
ma a spiegare solamente.
   Sì felice sarà letto,
che altero dilaterà
i momenti di attenzione
in anni di vanità.
   Rendersi immortale tenta,
ché favore sì celeste
si misura nella stima
al prezzo di eternità.
   Tutto quanto in sé contiene
ve lo offre chiuso in cifra,
ché è un errore nella fede
dubitare, non proporre.
   L'attenzione che dimostra
non si aspetta un vostro grazie;
ché, nel vostro culto, il credo
con nessuna attesa inizia.
   Sì rassegnato il rispetto
ai vostri altari si reca,
ché va come prima offerta
non avere volontà.
   L'ardimento di azzardarsi
non intende discolpare,
ché al cercarvi, la sua causa
ne elevò l'indegnità.
   Incuranza vostra chiede,
poiché, essendo il libro tale,
non rimanga l'attenzione
con pecche di oziosità.
   Mira in alto, ben sapendo
che, per natural pietà,
più riguardo deve al cielo
l'incuranza che l'affanno.
   Ma né oblio né attenzioni
questo libro potrà avere,
perché è di quelle indegno
e voi dell'altro incapace.
   Vi considera deità;
ma, vedendovi sì bella,
come proprio mai pensava,
chiede venia di ignorare.
   Tanto inferisce, che ormai
spingendosi troppo innanzi,
stima ancora la sua fede
meno della sua stoltezza.
   E se, per vostra natura,
quel che occulta penetrate,
tutto quanto è conoscenza
non sarà più indovinare.




Prólogo   Prologo

    Este volumen, cuyo altivo aliento
(benévolo lector, siempre invocado)
generoso presume, aspira osado
remontarse al celeste firmamento,
    a tanto sol eleva el pensamiento,
de reverente afecto apadrinado,
que, a soberanas aras destinado,
pasa a ser sacrificio el rendimiento.
    Piadoso absuelve sus indignidades,
que no son en los cultos indecencia
que profane devotas atenciones.
    Frecuentes votos hacen las deidades,
que, a inmunidades de la reverencia,
no hay para el cielo cortas oblaciones.
    
    Questo volume, il cui altero intento
(benevolo lettore, qui invocato)
generoso presume, osa avventato
salir fino al celeste firmamento,
    a tanto sole alza l'intendimento,
da riverente affetto tutelato,
che, a sì sovrano altare destinato,
diviene sacrificio il rendimento.
    Benigno assolve le sue indegnità,
che nei culti non sono un'indecenza
che profani devote attenzioni.
    Frequenti voti fanno le deità,
che, salvando così la riverenza,
il cielo non accetta corti doni.
   
   
1

¿Cuál es aquella homicida
que, piadosamente ingrata,
siempre en cuanto vive mata
y muere cuando da vida?

  1

Qual è mai quell'assassina
che, pietosa ma lesiva,
sempre ammazza finché è viva,
ma al dar vita poi declina?

   
2

¿Cuál será aquella aflicción
que es, con igual tiranía,
el callarla cobardía,
decirla desatención?

  2

Qual sarà quell'afflizione
che è, con pari tirannia,
se si tace codardia,
se si dice distrazione?

   
3

¿Cuál puede ser el dolor
de efecto tan desigual
que, siendo en sí el mayor mal,
remedia otro mal mayor?

  3

Qual può essere il dolore
dall'effetto mai uguale
che, se è pure il maggior male,
dà rimedio a un mal maggiore?

   
4

¿Cuál es la sirena atroz
que en dulces ecos veloces
muestra el seguro de sus voces,
guarda el peligro en su voz?

  4

Qual è la sirena atroce
che con dolci echi veloci
mostra certe le sue voci,
serba il rischio nella voce?

   
5

¿Cuál es aquella deidad
que con ciega ambición,
cautivando la razón,
toda se hace libertad?

  5

Qual è mai quella deità
che con cieca ambizione,
catturando la ragione,
si trasforma in libertà?

   
6

¿Cuál puede ser el cuidado
que, libremente imperioso,
se hace a sí mismo dichoso
y a sí mismo desdichado?

  6

Qual può esser la premura
che, sì libera e imperiosa,
rende se stessa gioiosa,
ma anche oggetto di sciagura?

   
7

¿Cuál será aquella pasión
que no merece piedad,
pues peligra en necedad
por ser toda obstinación?

  7

Qual sarà quella passione
sempre indegna di pietà,
ché finisce in vacuità
solo essendo ostinazione?

   
8

¿Cuál puede ser el contento
que, con hipócrita acción,
por sendas de recreación
va caminando al tormento?

  8

Qual può essere il contento
che, con ipocrita azione,
lungo vie di distrazione
dritto va verso il tormento?

   
9

¿Cuál será la idolatría
de tan alta potestad
que hace el ruego indignidad,
la esperanza grosería?

  9

Qual sarà l'idolatria
di sì alta potestà
che pregarla è indegnità
e sperarla è sgarberia?

   
10

¿Cuál será aquella expresión
que cuando el dolor provoca,
antes de voz en la boca
hace eco en el corazón?

  10

Qual sarà quell'espressione
che se in spasimo trabocca,
prima di esser voce in bocca
è nel cuor ripercussione?

   
11

¿Cuáles serán los despojos
que, al sentir algún despecho,
siendo tormento en el pecho
es desahogo en los ojos?

  11

Quali saranno le spoglie
che, al ricevere un dispetto,
son tormento dentro il petto,
ma in sollievo l'occhio accoglie?

   
12

¿Cuál puede ser el favor
que, por oculta virtud,
si se logra es inquietud
y si se espera es temor?

  12

Qual può essere il favore
che, per rara qualità,
se si ottiene è ansietà
e al sperarlo è un timore?

   
13

¿Cuál es la temeridad
de tan alta presunción
que, pudiendo ser razón,
pretende ser necedad?

  13

Qual è mai la sfrontatezza
di sì alta presunzione
che, anche quando è ragione,
ha pretesa di sciocchezza?

   
14

¿Cuál el dolor puede ser
que, en repetido llorar,
es su remedio cegar
siendo su achaque el no ver?

  14

Qual sarà mai quel dolore
che, tanti pianti causando,
se ha rimedio accecando,
non vedere è il suo malore?

   
15

¿Cuál es aquella atención
que, con humilde denuedo
defendido con el miedo,
da esfuerzos a la razón?

  15

Qual è mai quell'attenzione
che, con umile ardimento
ben protetto da sgomento,
reca sforzi alla ragione?

   
16

¿Cuál es aquel arrebol
de jurisdicción tan bella
que, inclinando como estrella,
desalumbra como sol?

  16

Qual sarà il color vermiglio
dalla potestà sì bella
che, calando come stella,
come sole offusca il ciglio?

   
17

¿Cuál es aquel atrevido
que, indecentemente osado,
fuera respeto callado
y es agravio proferido?

  17

Qual è mai cosa sì ardita
che, indecente e dissoluta,
è un rispetto se taciuta
ed è offesa profferita?

   
18

¿Cuál podrá ser el portento
de tan noble calidad
que es, con ojos, ceguedad,
y sin vista entendimiento?

  18

Qual sarà mai il portento
di sì degna qualità
che è, se ha gli occhi, cecità,
ma, se è senza, intendimento?

   
19

¿Cuál es aquella deidad
que, con misteriosa quietud,
no conserva la virtud
sin favor de la maldad?

  19

Qual è mai quella deità
che, con quiete misteriosa,
non permane mai virtuosa
senza amor di slealtà?

   
20

¿Cuál es el desasosiego
que, traidoramente aleve,
siendo su origen la nieve
es su descendencia el fuego?

  20

Qual è mai l'inquieto male
che, con subdolo esercizio,
nella neve avendo inizio,
poi è il fuoco che prevale?

   





Note


[1]  Cfr. Enrique Martínez López, Sor Juana Inés de la Cruz en Portugal: un desconocido homenaje y verso anónimos, en «Revista de Literatura», XXXIII (65-66) 1968, pp. 53-84.

[2] Por lo que se refiere al primer manuscrito, que corresponde a la referencia FG 3314, los “Enigmas” de Juana Inés de la Cruz se hayan en el tercer volumen (pp. 424-54); en cuanto al segundo, Coleçcão Pombaliana, código 129 (fols. 18r-26r.), aparecen en el cuarto.

[3] Juana Inés de la Cruz, Obras completas. I. Lírica personal, Fondo de Cultura Económica, México 1951.

[4] Cfr. ivi, pp. XLIV-XLVIII

[5] Octavio Paz, Sor Juana Inés de la Cruz o Las trampas de la fe, Fondo de Cultura Económica, México 1982.

[6] Dejo pendientes para otra ocasión las consideraciones relativas a este argumento.

[7] Juana Inés de la Cruz, Enigmas ofrecidos a la Casa del Placer, edición de Antonio Alatorre, El Collegio de México, México 1994.

[8] Estos dos manuscritos corresponden a las referencias 3273 (fols. 40r-50v) e 3229 (fols. 1r-18v).

[9] He adoptado estas medidas siguiendo el propósito de publicar en un volumen –destinado a un público no exclusivamente especializado- esta traducción, precedida por un ensayo en torno a los Enigmas en relación con la vida y la obra de Juana Inés de la Cruz.

[10] Cfr. Juana Inés de la Cruz, Versi d'amore e di circostanza - Primo sogno, a cura di Angelo Morino, Einaudi, Torino 1995.






— per citare questo articolo:

Artifara, n. 2, (gennaio - giugno 2003), sezione Editiones, http://www.artifara.com/rivista2/testi/enigmas.asp


© Artifara

ISSN: 1594-378X


Inizio pagina